Menu

Facebook

 

 

CTERA ACOMPAÑA EN LA RIOJA EL COMIENZO DEL JUICIO POR LOS ASESINATOS DE MURIAS Y LONGUEVILLE

Luego de una serie de demoras este jueves 16 de agosto comienza el juicio por el crimen de los sacerdotes Carlos de Dios Murias y Gabriel de Longueville, ocurrido en julio de 1976 durante la última dictadura cívico militar.

En el juicio oral a cargo del Tribunal Oral Federal de La Rioja, están imputados los genocidas Luciano Benjamín Menéndez ex jefe del tercer cuerpo del ejército, Domingo Benito Vera, ex comisario de la Policía de la Provincia y Luis Fernando Estrella, ex jefe de la base aérea de Chamical. En las vísperas de la audiencia renunció Rodolfo Leiva, abogado del genocida Estrella, quien seguirá ejerciendo la defensa hasta la designación de un nuevo letrado.
El comienzo de las audiencias será coincidente con las movilizaciones de la multisectorial que agrupa a sectores del kirchnerismo, la CTA, la CGT y las asambleas ciudadanas contra la megaminería, por lo que se espera un importante acompañamiento. Las actividades realizadas por las organizaciones sociales y los organismos de derechos humanos cuentan además con la adhesión de HIJOS - Regional Capital y las organizaciones que integran la Mesa de Juicio de la Ciudad de Buenos Aires

El juicio había sido demorado por el supuesto cuadro de “hipertensión” del genocida Domingo Vera, quien fue revisado el miércoles 15 por un cuerpo médico dependiente de la justicia provincial que dictaminó que está en condiciones de comparecer ante el Tribunal. El mismo día Enrique Rodolfo Leiva presentó su renuncia a la defensa de Estrella aduciendo motivos “éticos” al considerar que se está juzgarse a tres “inocentes” - refiriéndose a los genocidas Menéndez, Estrella y Vera. Leiva quien sostuvo la inocencia de su defendido había solicitado el juicio político para los jueces José Quiroga Uriburu y Carlos Lascano, integrantes del TOF de La Rioja, por considerar que no existía "garantía de imparcialidad".

Desde la Secretaria de Derechos Humanos exigimos cárcel común para los responsables del crimen de los recordados sacerdotes, que pertenecían junto a Monseñor Enrique Angelelli a la Iglesia del Pueblo.¡Carlos y Gabriel presentes!

Secretaría de Derechos Humanos
CTERA

volver arriba